Mostrando entradas con la etiqueta infancia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta infancia. Mostrar todas las entradas

martes, junio 13, 2017


El colágeno hidrolizado tiene numerosos usos y reporta grandes beneficios, pero, ¿pueden los niños tomar colágeno también? Te lo aclaramos
Los beneficios del colágeno son cada vez más alabados, razón por la que esta proteína esté en boca de todos. Sus usos en la industria estética fueron responsables de darle fama y suscitar todo el interés, pero otros usos demostrados del colágeno hidrolizado son también un motivo por el que tomar este complemento.

Y ahora, la pregunta: ¿Pueden los niños tomar colágeno
Pueden y de hecho es incluso recomendable. Con frecuencia se descuida la toma de proteínas en la dieta, favoreciendo calorías vacías en forma de bollería industrial que los niños suelen tomar para desayunar o como tentempié. Los niños necesitan una buena dosis de proteína por la mañana, momento en el que es ideal la toma de colágeno.



El colágeno combinado con magnesio asegura que los niños siempre tengan las cantidades adecuadas en su organismo para un correcto crecimiento.

Esto es tan fácil como facilitarles un complemento de colágeno y magnesio por la mañana, aunque, puntualizamos: el mejor que se puede dar a los niños es aquel que se formula con lactato de magnesio, ya que es el menos laxante de todos los magnesios y el más seguro para los niños.

A veces, cuando el déficit de magnesio es severo, los niños se pueden ver afectado por un cierto nerviosismo que no puede controlar; a lo que se asocian tics, falta de atención, insomnio, cansancio, calambres y dolores musculares. Esto se puede tratar con un sencillo compuesto a base de colágeno con magnesio en polvo que se puede mezclar con el zumo del desayuno merienda.

Ahora que ya sabes la verdad sobre el colágeno para niños, puedes decidir si nuestros hijos deben tomarlo.

Colágeno para niños

miércoles, mayo 24, 2017



Los niños son los integrantes de la familia que mayor actividad física tienen.
Y para poder realizar todas éstas, es necesario que requiera energía para llevarlas a cabo. Por ello, es importante que desde la infancia se les proporcione los alimentos correctos para obtener la energía necesario para sus actividades del día a día, como estudiar, correr, jugar, etc.
En este contexto, las frutas son ideales para esta etapa de su desarrollo, en especial el arándano, el cual es una fruta diferente que se le puede ofrecer al pequeño en forma de puré o papilla y posteriormente picada y, por último, entera.
Desde el punto de vista nutrimento, el arándano es una magnífica fuente de energía para el pequeño, ya que le brinda importantes cantidades de carbohidratos simples.
El arándano es alimento rico en fibra que ayuda el niño a tener una correcta digestión.
Es una fuente de antioxidantes que aportarán al niño a defenderse de agentes infecciosos, bacterias y virus de todo tipo.
Gracias a su poder antioxidante, otro de los beneficios del arándano es que ayuda a la piel del niño a resistir los daños causados por los agentes radicales libres y por la exposición a los rayos UV del sol.

El arándano es rico en potasio, lo que le permite mantenerlo bien hidratado y a recuperar los electrolitos perdidos por la sudoración.
También, es excelente para evitar calambres y contracturas musculares.
El jugo de arándano también es una buena alternativa por sus propiedades, ya que puede ayudar a los niños pequeños en la prevención de infecciones de las vías urinarias, comunes en niños pequeños que están adquiriendo hábitos para aprender a ir al baño.
Como puedes darte cuenta, el arándano es ideal para los niños. Te recomendamos que se los des a tus niños frescos o deshidratados como una golosina saludable.

Los beneficios del arándano en los niños

miércoles, marzo 29, 2017


Una nueva investigación científica realizada por la Universidad de Londres aconseja limitar el uso que hacen los menores de la televisión, los ordenadores, las tabletas y los teléfonos móviles para evitar serios problemas de salud.

Si un niño pasa más de tres horas al día inmóvil frente a una pantalla electrónica tiene más riesgo de padecer obesidad y diabetes tipo 2 cuando sea adulto.


Y el problema es importante porque los menores pasan cada año más tiempo viendo la televisión y usando ordenadores, consolas de videojuegos, tabletas y teléfonos móviles.
Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron el comportamiento de casi 4.500 alumnos (de 9ª a 10 años de edad) que asisten a 200 escuelas primarias en tres grandes ciudades británicas: Londres, Birmingham y Leicester.
Resultados
Y uno de cada cinco de los niños investigados (un 18%) reconoció que pasaba más de 3 horas todos los días frente a una pantalla electrónica. Por cierto, en este grupo, había más niños que niñas.
Y esta es la consecuencia: este estudio demuestra que los escolares que pasan más tiempo delante de una pantalla tienen no sólo un mayor índice de grasa corporal total, sino también de leptina, la hormona que controla el apetito y que crea resistencia a la insulina.

“Nuestros hallazgos sugieren que reducir el tiempo de la pantalla puede ser beneficioso en la reducción de los factores de riesgo de diabetes tipo 2, tanto en niños y niñas desde una edad temprana”, han concluido los autores de este estudio que publica hoy el “British Journal of Medicine”.

lunes, enero 23, 2017


Al inicio de la alimentación complementaria se introduce el pescado blanco y poco a poco se pueden introducir más variedades y en más cantidad. 
Pero a muchos niños no les gusta el pescado, por ello os dejamos algunos trucos para que los niños lo coman.

Y es que el pescado es un alimento importante, básico en la dieta por su aporte de ácidos grasos omega-3, vitaminas liposolubles y proteínas de alto valor biológico. La Asociación Española de Pediatría recomienda la ingesta de pescado blanco (por ejemplo, merluza, lenguado...) a lo largo de toda la edad pediátrica, tres a cuatro veces por semana.

Trucos para que los niños coman pescado

  • Para los bebés todos los sabores son nuevos, pero mejor empezar con algunos suaves, como la merluza o pescadilla, para favorecer que lo acepten.
  • Cuando crecen, implica al niño en la preparación del plato. Puede ayudar a rebozarlo, ponerle un poquito de sal, especias o aceite de oliva, participar en la elaboración de una salsa….
  • También puede implicarse a la hora de la compra: en el supermercado o la pescadería, que el niño escoja el que le gustaría para comer o cenar.
  • En la pescadería también podemos aprovechar para que se acerque a las distintas especies, hablarle de ellas, de las que tienen más espinas o menos, de las que provienen de otros países… En fin, hacer crecer su curiosidad sobre este alimento, y, por qué no, también con información sobre sus beneficios para el organismo.
  • No le ofrezcas el pescado de segundo plato, porque puede que los niños estén saciados. Acompáñalo de verduras en ensalada (de arroz, de pasta), a la plancha o al horno… o en todo caso después de un primer plato muy ligero.
  • Existen algunas conservas de pescado que podemos ofrecer a los niños (pero no como norma), tales como el atún, el bacalao, las anchoas o sardinas (ricas en calcio y omega tres)… Suelen gustarle a los pequeños e incluso pueden ir en bocadillo.
  • Cocina los pescados de manera diferente, especialmente al horno, plancha o vapor. Acompáñalo de salsas que le resulten agradables al niño (intentando que no sirvan para “camuflar” el pescado, solo para aderezarlo).
  • La presentación también es importante. Los niños a menudo “comen por los ojos” (y creo que todos…) de modo que podemos hacer platos atractivos y divertidos.
  • Recuerda también que el pescado no tiene por qué ser siempre una pieza o un lomo. Puede incorporarse a unas croquetas, empanadillas, ensaladillas, en la sopa, en la paella… Aquí os dejamos algunas de pescado para daros ideas: delicias caseras de pescado, sopa navideña de pescado, pez limón en papillote con calabacín, merluza exprés en microondas...
  • Lo atractivo tiene que combinarse con lo seguro, por ello hemos de llevar cuidado en ofrecerles pescados bien limpios, sin espinas. Porque un susto puede provocarle rechazo al alimento, y además hablamos de su seguridad, por lo que hay que revisar el pescado de los niños pequeños.
  • Si el niño va al comedor, revisa los menús semanales y complétalos en casa con las raciones de pescado necesarias.
Por último, recuerda que nosotros somos el mejor ejemplo para nuestros hijos, por lo que habremos de sumar el pescado al menú familiar, de todos los miembros y no solo de ellos. También nuestra actitud frente a este alimento es importante, por ejemplo evitemos “hacer ascos”, si no nos gusta limpiar el pescado optemos por que lo hagan en el punto de venta…
En definitiva, estamos seguros de que no es demasiado tarde para que al niño le guste este alimento. Cuanto antes pongamos en marcha estos consejos para que a los niños coman pescado, más sencillo será que lo incorporen de manera habitual al menú.
https://www.bebesymas.com

¿Cómo hacer que los niños coman más pescado?


Si estás embarazada, ya te habrás dado cuenta que, en el complejo vitamínico que nos recomienda el ginecólogo para la gestación, está presente el Omega 3

Mientras que antes las vitaminas y los minerales eran la base de los suplementos vitamínicos, ahora todos van enriquecidos con ácidos grasos esenciales Omega 3.

¿Por qué? La razón es que el Omega 3 se encuentra fundamentalmente en el pescado y en sus aceites, concretamente en la caballa, el atún, el pez espada, los arenques, las sardinas, las anchoas, los salmones y las parrochas y, actualmente tienen un alto contenido de mercurio, un metal altamente tóxico, sobre todo, para el feto durante su desarrollo dentro del útero materno ya que puede llegar a producir daños neurológicos y cerebrales.

Alimentos ricos en Omega 3 para embarazadas


Consumir Omega 3 mediante suplementos, es la opción más segura para ti y para tu bebé, ya que si eliminamos las fuentes acuáticas, el Omega 3 también puedes encontrarlo en alimentos enriquecidos (huevos, pan y zumos), vegetales de hoja verde oscura, aceites de girasol, linaza, y nueces.

No es fácil comer la cantidad adecuada de estos alimentos a diario y la solución fueron los suplementos. Durante la década pasada, se descubrió la importancia de consumir alimentos que contuvieran Omega 3 durante el embarazo. Este ácido graso esencial juega un papel fundamental en el proceso de desarrollo y de crecimiento del bebé.


El Omega 3 es beneficioso para el desarrollo del cerebro, la formación de la retina y el desarrollo del sistema nervioso central. Si el bebé no consiguiera la cantidad adecuada de Omega 3, a través de la alimentación materna, comenzaría a tomarlo de las reservas de la madre, que se localizan en el cerebro.

Por tanto, según algunos investigadores, la deficiencia de Omega 3 podría tener como consecuencia la pérdida de hasta un 3 por ciento de las células cerebrales maternas. Además, el Omega 3 es también necesario para disfrutar de un embarazo sano y saludable porque ayuda a reducir las probabilidades de desarrollar preclampsia, reduce el riesgo de sufrir de depresión postparto, incrementa las posibilidades de dar a luz a un bebé de bajo peso y minimiza las posibilidades de tener un parto pretérmino o mediante cesárea.


Y aún hay más. El hecho de consumir Omega 3 durante el embarazo ha probado que, según los estudios llevados a cabo en bebés expuestos a niveles adecuados de Omega 3 durante la gestación, éstos podían mantener su atención por un mayor período de tiempo, y a su vez, poseían una mayor agudeza visual si se los comparaba con otros niños no expuestos a dosis de Omega 3.

Su desarrollo también fue precoz, superando por dos semanas al de los otros niños, y además presentaban una menor probabilidad de padecer problemas de desarrollo y de conducta en el futuro, y una menor incidencia de padecer de cáncer de mama y de próstata. Durante el embarazo, la dosis recomendada es de 250 mgs. de Omega 3 por día, sobre todo durante el tercer trimestre, ya que durante esta etapa el bebé utilizará el Omega 3 para la formación de aproximadamente el 70 por ciento de su sistema cerebral y, al mismo tiempo estará, además, actuando en el resto de su sistema nervioso.

https://www.guiainfantil.com

Cómo consumir Omega 3 libre de mercurio durante el embarazo

jueves, diciembre 15, 2016

La levadura de cerveza está siendo investigada a fin de ser utilizada para vacunas diseñadas para reducir el riesgo de cáncer de piel, (pero esta investigación está en una fase temprana) ayudar a mejorar el acné e incluso prevenir los resfriados y la gripe.
Es particularmente rica en cromo, entre otros nutrientes.
El cromo se ha confirmado que desempeña un papel útil en el equilibrio de los niveles sangre y los niveles de glucosa, así que podría ser de utilidad a la hora de tener a raya la diabetes.
En una investigación donde se dio suplementos de levadura de cerveza o cromo a ancianos y adultos, dio como resultado un notable aumento de los niveles de cromo en la sangre.

La levadura de cerveza contiene selenio, un mineral fundamental para los antioxidantes, y que posiblemente ofrece cierta protección frente a problemas del corazón.

Aquí te damos a conocer los 5 mejores beneficios de la levadura de cerveza que pueden serte útiles en la alimentación de tu niño:


1.- Nutrición: La levadura de cerveza es una manera fácil de agregar un impulso nutritivo a tus comidas o aperitivos.
Estos nutrientes esenciales aportan beneficios para la salud.

2.- Ayuda digestiva: Los nutrientes que se encuentran dentro de la levadura de cerveza fortalecen y apoyan la descomposición y digestión de los alimentos adecuados.
Esta levadura también contiene algunas bacterias “buenas” o prebióticos, que también apoyan la digestión saludable. Por último, la levadura de cerveza es conocida por activar algunas enzimas para prevenir o aliviar las molestias estomacales como la diarrea.
3.- Enfermedades de la piel: Las vitaminas del complejo B y trazas de minerales que están en la levadura de cerveza ayudan a reparar los desequilibrios hormonales y desequilibrios nutricionales que podrían dar lugar a brotes de acné, limpiar la piel y ayudar a reducir la inflamación.

4.- Mejora el sistema inmunológico: La levadura de cerveza contiene unas muy importantes trazas de minerales como el selenio, que actúa como un poderoso antioxidante en el cuerpo y combate el daño potencial de los radicales de libres.
La levadura también se cree que fortalece la membrana mucosa de los intestinos para mantenerla  alejada de cualquier infección.

5.- Salud del corazón: Agregar la levadura de cerveza a tu dieta ayuda a reducir el colesterol LDL (colesterol malo).
La levadura de cerveza es rica en un tipo de fibra llamada beta-glucanos, que inhibe la absorción de colesterol, reduce el colesterol LDL y aumentar el HDL  o colesterol bueno. El control del colesterol ayuda a reducir el riesgo de ataque cardíaco, enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

La levadura de cerveza se debe consumir de forma equilibrada, ya que, si bien es una buena fuente de nutrientes, contiene compuestos que por su naturaleza conllevan algunos riesgos en la salud, por lo que es recomendable consumirla con prudencia.

5 Beneficios de Levadura de Cerveza en niños

jueves, agosto 18, 2016

Los Omega 3 son grasas que el cuerpo no puede producir y que son importantes en la salud de niños y bebés. Su carencia es importante en problemas frecuentes

Qué son los Omega 3

De todos los componentes de nuestro cuerpo, cuando pensamos en la grasa, automáticamente nuestra mente viaja a los “gorditos”.
Pero la realidad es que la grasa forma parte de todas y cada una de las células de nuestro cuerpo. Forma la membrana que separa cada una de esas células del resto.
En zonas como el cerebro o la piel su presencia es también especialmente importante.
Pero no todas las grasas son iguales. Hay algunas que nuestro cuerpo no puede sintetizar por sí mismo y debe obtener de los alimentos. Una de ellas son los Ácidos Grasos Omega 3.
Y cuando hay carencia de ellos se ha relacionado con problemas en el desarrollo del cerebro, de la inmunidad y de la piel. Y también ayuda a limpiar otras formas de grasa perjudiciales de nuestro organismo. Por eso tener una dieta que aporte esta “grasa beneficiosa” en cantidad suficiente es importante. Y cuando no es posible hacerlo a través de la dieta puede ser necesario asegurarlo con suplementos.
Existen otros Ácidos grasos esenciales, los Omega 6 que también son necesarios. Los hay de origen vegetal que son también beneficios.
Pero los Omega 6 de origen animal son perjudiciales tomados en gran cantidad. Cuando la proporción de estos Omega 6 de origen animal supera en mucho a los Omega 3 puede generar problemas de salud. Por tanto es importante reducir el consumo de Omega 6 de origen animal  y aumentar el de Omega 3 (animal o vegetal) y 6 de origen vegetal.

Cuáles son las principales funciones de los Omega 3

  1. Son un componente esencial de las neuronas. Por eso su carencia se ha asociado a alteraciones de memoria, de conducta y falta de concentración. El trastorno asociado a ello más frecuente es el TDAH (Déficit de Atención, Hiperactividad).
  2. El la piel forman parte de la secreción grasa que protege la piel con efecto anti inflamatorio, lo que reduce la sensibilidad de la piel a irritantes. Su carencia se asocia con la aparición o empeoramiento de la Dermatitis atópica.
  3. En la sangre son parte de las “grasas buenas” que limpian el “colesterol malo” de las arterias, evitando la formación de arteriosclerosis que es el origen de infartos y embolias en la edad adulta. Pero se ha visto que es un proceso muy largo que empieza ya en la infancia
  4. Aumenta el tiempo de coagulación. Esto significa que hace que la sangre tenga menos tendencia a formar trombos (obstrucciones) que pueden ser graves. Las culturas que toman más Omega 3 en su dieta tienen una cifra de infartos mucho menor.
  5. Reducir la tendencia a la inflamación de las vías respiratorias. Cuando hay una carencia de Omega 3 o un exceso de Omega 6 las vías respiratorias tienen una mayor tendencia a inflamarse produciendo patologías como el Asma.
www.mipediatraonline.com

Omega 3 en los niños

martes, julio 19, 2016


La levadura de cerveza se utiliza para la fabricación de la cerveza, sin embargo, después del descubrimiento de sus beneficios para la salud, hoy en día se utiliza ampliamente como un suplemento nutricional.


La levadura de cerveza contiene vitaminas, minerales,aminoácidos, y proteínas, mientras que tiene menos cantidad de grasas, sodio y carbohidratos. Por lo tanto, tiene muchos de los nutrientes esenciales y tiene una larga lista de beneficios para la salud. Los síntomas de una serie de enfermedades pueden reducirse con el consumo de levadura de cerveza.

A continuación detallaremos algunos de los beneficios de la levadura de cerveza:

Levadura-cerveza-3-1-1024x768

Beneficios de la levadura de cerveza para pacientes diabéticos

El cromo presente en la levadura de cerveza se dice que reduce los síntomas de la diabetes. Es un compuesto orgánico, también conocido como Factor de Tolerancia a la Glucosa. El uso de cromo en la diabetes tiene los siguientes cambios beneficiosos:
  • Ayuda al cuerpo a mantener un adecuado nivel de azúcar.
  • La insulina en el cuerpo se utiliza con eficacia.
  • Estimula el páncreas para producir insulina.
  • El requisito externo de la insulina se reduce.

 Beneficios de la levadura de cerveza para bajar el colesterol

Según algunas investigaciones, la levadura de cerveza ayuda a reducir el colesterol malo en el cuerpo (LDL) y aumenta el nivel de colesterol bueno (HDL). El aumento de las HDL se debe al cromo presente en la levadura de cerveza. Las investigaciones han demostrado que dos cucharadas de levadura de cerveza puede reducir en un 10% del colesterol malo en el cuerpo.

Beneficios de la levadura de cerveza para el estreñimiento

El estreñimiento puede prevenirse mediante el consumo de levadura de cerveza. La fibra debe ser un componente importante de la dieta, ya que es necesaria para tener un intestino sano.

Beneficios de la levadura de cerveza para la deficiencia de vitaminas

La levadura de cerveza es una rica fuente de vitaminas del complejo B, muy necesarias para la salud general de las personas. Una deficiencia de una sola vitamina puede causar problemas de salud y la levadura de cerveza proporciona la mayoría de las vitaminas del complejo B. Esta es la lista de vitaminas B que contiene la levadura de cerveza:
  • Tiamina (vitamina B1)
  • Rriboflavina (vitamina B2)
  • Niacina (vitamina B3)
  • Ácido pantoténico (vitamina B5)
  • Piridoxina (vitamina B6)
  • Biotina (vitamina B7)
  • Ácido fólico (vitamina B9)

 Otros Beneficios de Salud de la levadura de cerveza 

  • La levadura de cerveza cuando se combina con el germen de trigo puede ayudar a prevenir el cáncer de próstata.
  • Los RNS presentes en la levadura de cerveza reducen el proceso de envejecimiento y previene enfermedades a causa del envejecimiento.
  • La levadura de cerveza ayuda a regular el metabolismo, ya que ayuda a descomponer los nutrientes esenciales como los carbohidratos y las proteínas de forma eficiente.
  • El glucano presente en la levadura de cerveza ayuda a que el proceso de cicatrización de las heridas rápidamente y reducir los síntomas de eccema, ya que ayuda en la multiplicación de las células y los capilares.
  • La fatiga, el nerviosismo, la anemia, la diarrea y el estrés son algunas otras enfermedades, los síntomas de los cuales se pueden reducir con la ayuda de la levadura de cerveza.

Levadura de cerveza: Propiedades y Beneficios

miércoles, junio 08, 2016

Alimentar a tu niño puede ser un reto diario. No te impacientes, es solo una etapa. Si bien la alimentación de los niños es un proceso que constantemente está entre las preocupaciones de los padres, durante los primeros dos años está relacionada con condiciones como el cambio de leche a alimentos complementarios, introducción de otros, manejo de texturas, uso de la cuchara, entre otros.  “Luego de esta etapa comienzan a aparecer en los padres frases como “antes se comía todo lo que le daba y ahora no quiere comer” o “no sé qué hacer para que coma”, lo cual puede resultar en la consulta a especialistas, como parte del temor a que el niño esté mal alimentado, baje de peso y talla”.  Existen tres tipos de inapetencia:  Inapetencia fisiológica:  Los niños, después de cumplir el primer año de vida, no crecen ni aumentan de talla como en los meses anteriores. “En esta etapa se desacelera su crecimiento y adquiere nuevas habilidades. El infante se interesa más por el juego y por el mundo a su alrededor que por la comida”.  Así mismo, disminuyen sus necesidades calóricas. En los primeros 12 meses, el pequeño requiere de 100 a 120 calorías por kilo, mientras que en la etapa preescolar entre 80 y 100, señala la nutricionista Adriana Cleves.  Inapetencia orgánica:  la segunda inapetencia suele ir acompañada de algún tipo de enfermedad, como problemas infecciosos en los riñones, en los pulmones o gastrointestinales. En los primeros 12 meses de vida, los bebés deben comer muy bien, indica el doctor Gómez. Si no quieren recibir leche materna o, entre los 6 y los 12 meses ningún alimento, es prudente consultar con el pediatra.  Inapetencia relacionada a los malos hábitos:  El tercer tipo de inapetencia es producto de malos hábitos alimentarios. Por ejemplo, los menores consumen dulces y comidas de paquete en exceso. “También influyen la omisión de comidas, la laxitud de los fines de semana con respecto a los horarios, la poca variedad en el menú, el consumo de líquidos antes de una comida principal y el que no se cambie la consistencia de los alimentos -se le licúa aún las preparaciones al niño de 1 año-, creando en el infante problemas de deglución.  ¿Cómo hacer que el avioncito aterrice en el aeropuerto?  Especialistas y pediatras consideran que lo más importante en esta etapa es asegurar que el niño reciba los nutrientes necesarios en una buena alimentación, al igual que la ingesta mínima de tres comidas grandes y dos meriendas entre estas.  Deben mantenerse los horarios, al igual que en un margen de tiempo determinado. El tiempo de alimentación de un niño en esta edad no debe superar los 20 o 30 minutos y no debe iniciar con ofertas como el jugo o estrategias distractoras.  Es ideal que la comida sea llamativa y variada en la alimentación de los niños, evitar azúcares artificiales, al igual que manejar porciones acordes con la edad del niño, pues en ocasiones se considera que no se está alimentando, cuando en realidad la porción es muy grande para su edad.  ¿Pueden utilizar suplementos?  “Es importante que sea, precisamente, el especialista quien determine la cantidad que necesita el infante" El trabajo en familia también es importante  Establecer horarios claros: las comidas deben tener un horario establecido, al igual que un espacio como el comedor, donde se pueda compartir en familia. Evitar situaciones de pelea: cuando un niño no quiere recibir comida, es claro que no se debe pelear con él. Esto no quiere decir dejar de darle el alimento, simplemente en ese momento se retira el plato y se evita otro alimento que sí sea llamativo.  Tips para ayudar a tu pequeño:  1 Limita el tiempo de comer.  2 No lo cucharees.  3 Para la lonchera o merienda, mándale alimentos como frutas, queso, agua y jugos naturales.  4 Evita en la alimentación del niño productos con altos índices de azúcar como galletas, jugos de caja, entre otros.  5 Dale alimentos llamativos con variedad y diseño del plato.  6 Evita dar galguerías o usarlas como compensación por no consumir las comidas grandes.  7 No inicies con los líquidos o jugos el momento de la comida.  8 Inicia con pequeñas porciones y poco a poco involucra porciones más grandes acorde a la edad del niño.  9 Recuérdale las actividades que pierde o que podría hacer si comiera más rápido (salir a jugar).  10 Felicítalo cuando coma bien.

Alimentar a tu niño puede ser un reto diario. No te impacientes, es solo una etapa.

Si bien la alimentación de los niños es un proceso que constantemente está entre las preocupaciones de los padres, durante los primeros dos años está relacionada con condiciones como el cambio de leche a alimentos complementarios, introducción de otros, manejo de texturas, uso de la cuchara, entre otros.

“Luego de esta etapa comienzan a aparecer en los padres frases como “antes se comía todo lo que le daba y ahora no quiere comer” o “no sé qué hacer para que coma”, lo cual puede resultar en la consulta a especialistas, como parte del temor a que el niño esté mal alimentado, baje de peso y talla”.

Existen tres tipos de inapetencia:

Inapetencia fisiológica:
Los niños, después de cumplir el primer año de vida, no crecen ni aumentan de talla como en los meses anteriores. “En esta etapa se desacelera su crecimiento y adquiere nuevas habilidades. El infante se interesa más por el juego y por el mundo a su alrededor que por la comida”.
Así mismo, disminuyen sus necesidades calóricas. En los primeros 12 meses, el pequeño requiere de 100 a 120 calorías por kilo, mientras que en la etapa preescolar entre 80 y 100, señala la nutricionista Adriana Cleves.
Inapetencia orgánica:
la segunda inapetencia suele ir acompañada de algún tipo de enfermedad, como problemas infecciosos en los riñones, en los pulmones o gastrointestinales. En los primeros 12 meses de vida, los bebés deben comer muy bien, indica el doctor Gómez. Si no quieren recibir leche materna o, entre los 6 y los 12 meses ningún alimento, es prudente consultar con el pediatra.
Inapetencia relacionada a los malos hábitos:
El tercer tipo de inapetencia es producto de malos hábitos alimentarios. Por ejemplo, los menores consumen dulces y comidas de paquete en exceso. “También influyen la omisión de comidas, la laxitud de los fines de semana con respecto a los horarios, la poca variedad en el menú, el consumo de líquidos antes de una comida principal y el que no se cambie la consistencia de los alimentos -se le licúa aún las preparaciones al niño de 1 año-, creando en el infante problemas de deglución.
¿Cómo hacer que el avioncito aterrice en el aeropuerto?
Especialistas y pediatras consideran que lo más importante en esta etapa es asegurar que el niño reciba los nutrientes necesarios en una buena alimentación, al igual que la ingesta mínima de tres comidas grandes y dos meriendas entre estas.
Deben mantenerse los horarios, al igual que en un margen de tiempo determinado. El tiempo de alimentación de un niño en esta edad no debe superar los 20 o 30 minutos y no debe iniciar con ofertas como el jugo o estrategias distractoras.
Es ideal que la comida sea llamativa y variada en la alimentación de los niños, evitar azúcares artificiales, al igual que manejar porciones acordes con la edad del niño, pues en ocasiones se considera que no se está alimentando, cuando en realidad la porción es muy grande para su edad.
¿Pueden utilizar suplementos?
“Es importante que sea, precisamente, el especialista quien determine la cantidad que necesita el infante"
El trabajo en familia también es importante
Establecer horarios claros: las comidas deben tener un horario establecido, al igual que un espacio como el comedor, donde se pueda compartir en familia. Evitar situaciones de pelea: cuando un niño no quiere recibir comida, es claro que no se debe pelear con él. Esto no quiere decir dejar de darle el alimento, simplemente en ese momento se retira el plato y se evita otro alimento que sí sea llamativo.
Tips para ayudar a tu pequeño:
Limita el tiempo de comer.
2 No lo cucharees.
Para la lonchera o merienda, mándale alimentos como frutas, queso, agua y jugos naturales.
4 Evita en la alimentación del niño productos con altos índices de azúcar como galletas, jugos de caja, entre otros.
5 Dale alimentos llamativos con variedad y diseño del plato.
6 Evita dar galguerías o usarlas como compensación por no consumir las comidas grandes.
7 No inicies con los líquidos o jugos el momento de la comida.
Inicia con pequeñas porciones y poco a poco involucra porciones más grandes acorde a la edad del niño.
9 Recuérdale las actividades que pierde o que podría hacer si comiera más rápido (salir a jugar).
10 Felicítalo cuando coma bien.

¿Dejó de comer? No te desesperes

miércoles, mayo 18, 2016


El ajo un alimento natural que no debería faltar nunca en la mesa

Posee propiedades diuréticas, antisépticas, antitrombóticas, bactericidas, digestivas, antihelmínticas, antioxidantes, antifúngicas, hipotensoras, hipocolesterolemiantes, antiateromatosas, antiagregantes plaquetarias e hipoglucemiantes.
Posee cualidades rubefaccientes aplicado por ví­a externa y después de ser machacado.

Beneficios del Ajo

Entre otros muchos beneficios, el ajo favorece la circulación, la eliminación de líquidos, es un buen remedio contra las bacterias, favorece la digestión, protege contra el cáncer y es buen desinfectante de la piel. 

Para qué sirve el Ajo

  • Al favorecer la circulación, resulta muy adecuado para fluidificar la circulación sanguínea y evitar o luchar contra las enfermedades circulatorias siguientes: arteriosclerosis, hipertensión, colesterol, infarto de miocardio, angina de pecho y otras relacionadas con una mala circulación como las hemorroides.
  • Contribuye a la eliminación de líquidos corporales, por lo que resulta muy adecuado en casos de reumatismo, hidropesía, edemas, y vejiga.
  • Se utiliza para combatir procesos infecciosos del aparato respiratorio (gripe, bronquitis, faringitis… etc.), digestivo ( putrefacciones intestinales, diarrea, etc) o excretor (infecciones renales, cistitis, etc.).
  • Especialmente indicado para calmar la tos de origen bacteriano con funciones de expectorante.
  • Resulta especialmente indicado cuando el dolor de oídos responde a un infección interna del oído medio, debido a sus propiedades bactericidas.
  • Las propiedades bactericidas del ajo también pueden aprovecharse para combatir o prevenir las intoxicaciones alimentarias.
  • Se utiliza también el el tratamiento de la vaginitis u otras infecciones de la vagina, o en el tratamiento o prevención de enfermedades de transmisión sexual como la gonorrea.
  • Tomado crudo o machacado y mezclado con mantequilla, se considera un buen digestivo. Favorece la digestión, al estimular el hígado, la vesícula y el páncreas y parece tener un efecto positivo en el tratamiento de la úlcera.
  • Las decocciones de dientes de ajo triturados se utilizan para expulsar la tenia o solitaria. El ajo ayuda a eliminar las lombrices intestinales, algo muy habitual en los niños pequeños.

Ajo beneficios en los niños

martes, abril 05, 2016




El Ácido Docosa Hexaenoico (DHA) es un ácido graso omega 3 poliinsaturado, que se encuentra principalmente en pescados y en algunas algas.
El DHA es un importante elemento estructural y funcional en las células de todos los órganos de nuestro cuerpo, en primer lugar el 30% de los lípidos que forman la materia gris del cerebro es DHA, y es aún mas importante en la etapa prenatal y en los dos primeros años de vida, pues es cuando se desarrolla la mayor parte del cerebro, siendo las mujeres embarazadas (sobre todo en el tercer trimestre) y en lactancia, en las que cobra mayor importancia el consumo de DHA. Las personas mayores que tienen deficiencia en el consumo de DHAtienen 67% más probabilidades de sufrir demencia, por el contrario, si se consume adecuadamente reduce el riesgo de padecer Alzheimer.
En la retina el DHA se encuentra de un 30 a 40% en los fotorreceptores, que en la primera etapa de vida son parte del desarrollo de la vista de los niños así como de la capacidad visual de adultos y ancianos. Es importante saber que el DHA ayuda a disminuir los niveles de triglicéridos y aumenta el colesterol HDL,  también llamado “colesterol bueno”, que se encarga de transportar colesterol hacia el hígado para su metabolismo. Por tal motivo el DHA puede ayudar, apoyado también en una dieta adecuada, a disminuir el riesgo cardiovascular.
En México no es frecuente el consumo de pescados o de algas, que son las fuentes principales de obtención de DHA, por lo cual este nutriente podría ser deficiente en nuestra dieta, de allí la importancia de ingerir un suplemento elaborado con los mejores estándares de calidad. El DHA es de origen vegetal, se extrae de una alga marina en particular para obtener un producto libre de toxinas que algunos peces desarrollan en el ecosistema que habitan.
El DHA se recomienda también a personas vegetarianas que, debido a su régimen alimenticio, pudieran presentar deficiencia de esta sustancia. Debido a su origen vegetal el DHA  no tiene olor a pescado y puede ser consumido por personas alérgicas a los productos del mar.
La dosis diaria recomendada es de 200 mg en caso de adultos y jóvenes y 300 mg en caso de mujeres embarazadas o en lactancia. El DHA no es tóxico.
L.N.H. Rodrigo Mancilla Morales
Para saber más:  Alzheimer,   capacidad visual ,   DHA

DHA