Mostrando entradas con la etiqueta infancia saludable. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta infancia saludable. Mostrar todas las entradas

miércoles, mayo 24, 2017



Los niños son los integrantes de la familia que mayor actividad física tienen.
Y para poder realizar todas éstas, es necesario que requiera energía para llevarlas a cabo. Por ello, es importante que desde la infancia se les proporcione los alimentos correctos para obtener la energía necesario para sus actividades del día a día, como estudiar, correr, jugar, etc.
En este contexto, las frutas son ideales para esta etapa de su desarrollo, en especial el arándano, el cual es una fruta diferente que se le puede ofrecer al pequeño en forma de puré o papilla y posteriormente picada y, por último, entera.
Desde el punto de vista nutrimento, el arándano es una magnífica fuente de energía para el pequeño, ya que le brinda importantes cantidades de carbohidratos simples.
El arándano es alimento rico en fibra que ayuda el niño a tener una correcta digestión.
Es una fuente de antioxidantes que aportarán al niño a defenderse de agentes infecciosos, bacterias y virus de todo tipo.
Gracias a su poder antioxidante, otro de los beneficios del arándano es que ayuda a la piel del niño a resistir los daños causados por los agentes radicales libres y por la exposición a los rayos UV del sol.

El arándano es rico en potasio, lo que le permite mantenerlo bien hidratado y a recuperar los electrolitos perdidos por la sudoración.
También, es excelente para evitar calambres y contracturas musculares.
El jugo de arándano también es una buena alternativa por sus propiedades, ya que puede ayudar a los niños pequeños en la prevención de infecciones de las vías urinarias, comunes en niños pequeños que están adquiriendo hábitos para aprender a ir al baño.
Como puedes darte cuenta, el arándano es ideal para los niños. Te recomendamos que se los des a tus niños frescos o deshidratados como una golosina saludable.

Los beneficios del arándano en los niños

lunes, enero 23, 2017


Al inicio de la alimentación complementaria se introduce el pescado blanco y poco a poco se pueden introducir más variedades y en más cantidad. 
Pero a muchos niños no les gusta el pescado, por ello os dejamos algunos trucos para que los niños lo coman.

Y es que el pescado es un alimento importante, básico en la dieta por su aporte de ácidos grasos omega-3, vitaminas liposolubles y proteínas de alto valor biológico. La Asociación Española de Pediatría recomienda la ingesta de pescado blanco (por ejemplo, merluza, lenguado...) a lo largo de toda la edad pediátrica, tres a cuatro veces por semana.

Trucos para que los niños coman pescado

  • Para los bebés todos los sabores son nuevos, pero mejor empezar con algunos suaves, como la merluza o pescadilla, para favorecer que lo acepten.
  • Cuando crecen, implica al niño en la preparación del plato. Puede ayudar a rebozarlo, ponerle un poquito de sal, especias o aceite de oliva, participar en la elaboración de una salsa….
  • También puede implicarse a la hora de la compra: en el supermercado o la pescadería, que el niño escoja el que le gustaría para comer o cenar.
  • En la pescadería también podemos aprovechar para que se acerque a las distintas especies, hablarle de ellas, de las que tienen más espinas o menos, de las que provienen de otros países… En fin, hacer crecer su curiosidad sobre este alimento, y, por qué no, también con información sobre sus beneficios para el organismo.
  • No le ofrezcas el pescado de segundo plato, porque puede que los niños estén saciados. Acompáñalo de verduras en ensalada (de arroz, de pasta), a la plancha o al horno… o en todo caso después de un primer plato muy ligero.
  • Existen algunas conservas de pescado que podemos ofrecer a los niños (pero no como norma), tales como el atún, el bacalao, las anchoas o sardinas (ricas en calcio y omega tres)… Suelen gustarle a los pequeños e incluso pueden ir en bocadillo.
  • Cocina los pescados de manera diferente, especialmente al horno, plancha o vapor. Acompáñalo de salsas que le resulten agradables al niño (intentando que no sirvan para “camuflar” el pescado, solo para aderezarlo).
  • La presentación también es importante. Los niños a menudo “comen por los ojos” (y creo que todos…) de modo que podemos hacer platos atractivos y divertidos.
  • Recuerda también que el pescado no tiene por qué ser siempre una pieza o un lomo. Puede incorporarse a unas croquetas, empanadillas, ensaladillas, en la sopa, en la paella… Aquí os dejamos algunas de pescado para daros ideas: delicias caseras de pescado, sopa navideña de pescado, pez limón en papillote con calabacín, merluza exprés en microondas...
  • Lo atractivo tiene que combinarse con lo seguro, por ello hemos de llevar cuidado en ofrecerles pescados bien limpios, sin espinas. Porque un susto puede provocarle rechazo al alimento, y además hablamos de su seguridad, por lo que hay que revisar el pescado de los niños pequeños.
  • Si el niño va al comedor, revisa los menús semanales y complétalos en casa con las raciones de pescado necesarias.
Por último, recuerda que nosotros somos el mejor ejemplo para nuestros hijos, por lo que habremos de sumar el pescado al menú familiar, de todos los miembros y no solo de ellos. También nuestra actitud frente a este alimento es importante, por ejemplo evitemos “hacer ascos”, si no nos gusta limpiar el pescado optemos por que lo hagan en el punto de venta…
En definitiva, estamos seguros de que no es demasiado tarde para que al niño le guste este alimento. Cuanto antes pongamos en marcha estos consejos para que a los niños coman pescado, más sencillo será que lo incorporen de manera habitual al menú.
https://www.bebesymas.com

¿Cómo hacer que los niños coman más pescado?

jueves, agosto 18, 2016

Los Omega 3 son grasas que el cuerpo no puede producir y que son importantes en la salud de niños y bebés. Su carencia es importante en problemas frecuentes

Qué son los Omega 3

De todos los componentes de nuestro cuerpo, cuando pensamos en la grasa, automáticamente nuestra mente viaja a los “gorditos”.
Pero la realidad es que la grasa forma parte de todas y cada una de las células de nuestro cuerpo. Forma la membrana que separa cada una de esas células del resto.
En zonas como el cerebro o la piel su presencia es también especialmente importante.
Pero no todas las grasas son iguales. Hay algunas que nuestro cuerpo no puede sintetizar por sí mismo y debe obtener de los alimentos. Una de ellas son los Ácidos Grasos Omega 3.
Y cuando hay carencia de ellos se ha relacionado con problemas en el desarrollo del cerebro, de la inmunidad y de la piel. Y también ayuda a limpiar otras formas de grasa perjudiciales de nuestro organismo. Por eso tener una dieta que aporte esta “grasa beneficiosa” en cantidad suficiente es importante. Y cuando no es posible hacerlo a través de la dieta puede ser necesario asegurarlo con suplementos.
Existen otros Ácidos grasos esenciales, los Omega 6 que también son necesarios. Los hay de origen vegetal que son también beneficios.
Pero los Omega 6 de origen animal son perjudiciales tomados en gran cantidad. Cuando la proporción de estos Omega 6 de origen animal supera en mucho a los Omega 3 puede generar problemas de salud. Por tanto es importante reducir el consumo de Omega 6 de origen animal  y aumentar el de Omega 3 (animal o vegetal) y 6 de origen vegetal.

Cuáles son las principales funciones de los Omega 3

  1. Son un componente esencial de las neuronas. Por eso su carencia se ha asociado a alteraciones de memoria, de conducta y falta de concentración. El trastorno asociado a ello más frecuente es el TDAH (Déficit de Atención, Hiperactividad).
  2. El la piel forman parte de la secreción grasa que protege la piel con efecto anti inflamatorio, lo que reduce la sensibilidad de la piel a irritantes. Su carencia se asocia con la aparición o empeoramiento de la Dermatitis atópica.
  3. En la sangre son parte de las “grasas buenas” que limpian el “colesterol malo” de las arterias, evitando la formación de arteriosclerosis que es el origen de infartos y embolias en la edad adulta. Pero se ha visto que es un proceso muy largo que empieza ya en la infancia
  4. Aumenta el tiempo de coagulación. Esto significa que hace que la sangre tenga menos tendencia a formar trombos (obstrucciones) que pueden ser graves. Las culturas que toman más Omega 3 en su dieta tienen una cifra de infartos mucho menor.
  5. Reducir la tendencia a la inflamación de las vías respiratorias. Cuando hay una carencia de Omega 3 o un exceso de Omega 6 las vías respiratorias tienen una mayor tendencia a inflamarse produciendo patologías como el Asma.
www.mipediatraonline.com

Omega 3 en los niños