Mostrando entradas con la etiqueta DHA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta DHA. Mostrar todas las entradas

lunes, enero 23, 2017


Si estás embarazada, ya te habrás dado cuenta que, en el complejo vitamínico que nos recomienda el ginecólogo para la gestación, está presente el Omega 3

Mientras que antes las vitaminas y los minerales eran la base de los suplementos vitamínicos, ahora todos van enriquecidos con ácidos grasos esenciales Omega 3.

¿Por qué? La razón es que el Omega 3 se encuentra fundamentalmente en el pescado y en sus aceites, concretamente en la caballa, el atún, el pez espada, los arenques, las sardinas, las anchoas, los salmones y las parrochas y, actualmente tienen un alto contenido de mercurio, un metal altamente tóxico, sobre todo, para el feto durante su desarrollo dentro del útero materno ya que puede llegar a producir daños neurológicos y cerebrales.

Alimentos ricos en Omega 3 para embarazadas


Consumir Omega 3 mediante suplementos, es la opción más segura para ti y para tu bebé, ya que si eliminamos las fuentes acuáticas, el Omega 3 también puedes encontrarlo en alimentos enriquecidos (huevos, pan y zumos), vegetales de hoja verde oscura, aceites de girasol, linaza, y nueces.

No es fácil comer la cantidad adecuada de estos alimentos a diario y la solución fueron los suplementos. Durante la década pasada, se descubrió la importancia de consumir alimentos que contuvieran Omega 3 durante el embarazo. Este ácido graso esencial juega un papel fundamental en el proceso de desarrollo y de crecimiento del bebé.


El Omega 3 es beneficioso para el desarrollo del cerebro, la formación de la retina y el desarrollo del sistema nervioso central. Si el bebé no consiguiera la cantidad adecuada de Omega 3, a través de la alimentación materna, comenzaría a tomarlo de las reservas de la madre, que se localizan en el cerebro.

Por tanto, según algunos investigadores, la deficiencia de Omega 3 podría tener como consecuencia la pérdida de hasta un 3 por ciento de las células cerebrales maternas. Además, el Omega 3 es también necesario para disfrutar de un embarazo sano y saludable porque ayuda a reducir las probabilidades de desarrollar preclampsia, reduce el riesgo de sufrir de depresión postparto, incrementa las posibilidades de dar a luz a un bebé de bajo peso y minimiza las posibilidades de tener un parto pretérmino o mediante cesárea.


Y aún hay más. El hecho de consumir Omega 3 durante el embarazo ha probado que, según los estudios llevados a cabo en bebés expuestos a niveles adecuados de Omega 3 durante la gestación, éstos podían mantener su atención por un mayor período de tiempo, y a su vez, poseían una mayor agudeza visual si se los comparaba con otros niños no expuestos a dosis de Omega 3.

Su desarrollo también fue precoz, superando por dos semanas al de los otros niños, y además presentaban una menor probabilidad de padecer problemas de desarrollo y de conducta en el futuro, y una menor incidencia de padecer de cáncer de mama y de próstata. Durante el embarazo, la dosis recomendada es de 250 mgs. de Omega 3 por día, sobre todo durante el tercer trimestre, ya que durante esta etapa el bebé utilizará el Omega 3 para la formación de aproximadamente el 70 por ciento de su sistema cerebral y, al mismo tiempo estará, además, actuando en el resto de su sistema nervioso.

https://www.guiainfantil.com

Cómo consumir Omega 3 libre de mercurio durante el embarazo

miércoles, diciembre 14, 2016



Los ácidos grasos son esenciales para el ser humano, todo el  cuerpo se compone de. Se encuentran en el torrente sanguíneo y el corazón.
También la investigación muestra que alrededor del 60 por ciento del cerebro se compone de las grasas de los que el 60 por ciento, 40 por ciento están relacionados con las grasas de omega 3. Por lo que son un gran componente del cerebro.
A continuación, y probablemente más importante, ¿Qué hace? ¿Cuáles son los beneficios? Y puesto que todos somos por lo general somos más preocupados por la salud de nuestros hijos, ¿Qué pueden hacer para mi hijo? Ya que son una parte muy importante del cerebro tal, es seguro decir que desempeña un papel muy importante en el desarrollo y función del cerebro.
giphy-2
Esto es por qué tantas compañías de fórmula promocionan la presencia de DHA (uno de los omega 3) en sus productos. Un estudio realizado en Inglaterra demuestra uno de los beneficios más intrigantes del omega 3. A través de análisis de sangre, encontraron una correlación entre los niveles bajos de omega 3 en la sangre y el aumento de las luchas con el aprendizaje y el comportamiento en la escuela. 
En un estudio separado, los investigadores añadieron el aceite de pescado (omega 3) para las dietas de los niños que luchan con dificultades de aprendizaje como la dislexia y el TDAH. Después de seis meses, estos niños mostraron mejora de la autoestima, la memoria, la percepción y la lectura y la escritura. Ellos mostraron una disminución en las conductas disruptivas . Más estudios se han realizado con resultados similares.

Por qué hacer que sus hijos tomar aceite de pescado

Si usted tiene un niño que sufre de una discapacidad de aprendizaje o que simplemente parecen tener dificultad manteniendo su enfoque, la idea de aumentar la ingesta de ácidos grasos omega 3 probablemente le interese. Aquí hay algunos consejos para ayudar a sus hijos a tomar aceite de pescado o al menos aumentar su ingesta de ácidos grasos omega 3.

El aceite de pescado con sabor

omega-3-1
Por lo general, asociamos el aceite de pescado con una sustancia maloliente. Pero debido a su larga lista de beneficios, las personas han estado en busca de maneras creativas para su ingesta. Algunas empresas han desarrollado líneas de aceites con sabores más agradables como el limón o naranja para disimular el sabor. 

A través de la piel

Otro método que varias personas sugirieron para los niños que se niegan a probarlo, es la de absorber los nutrientes a través de la piel. Omega 3 son absorbidos fácilmente por la piel. Se sugiere que usted lo aplica al extremo inferior de su hijo. La desventaja de este método es que el aceite de pescado mancha la ropa. 

Mezclar

Debido a que las dosis necesarias no son tan grandes, es fácil de mezclar con otras cosas. Usted puede tratar de mezclarlo con un batido, ocultándolo bajo los condimentos en un sándwich, o mezclarlo con el yogur o incluso miel. Básicamente, puede ser tan creativo como usted quiera con esto.
Encontrar algo que les gustaría que tenga un sabor bastante fuerte para encubrir el sabor y para los niños de procesamiento sensorial, la textura.

Cápsulas

omega-3-fatty-acids-help-attention-focus-1274x800
Si su hijo tiene edad suficiente para tragar las pastillas, cápsulas podrían ser el camino a seguir. Algunas cápsulas todavía son conocidas por dar eructos de pescado, pero hay algunas que pasan desapercibidas.

Medios alternativos

A veces simplemente no hay que convencerlos. O tal vez tienen una alergia al pescado. En teoría, las personas con alergias a los mariscos deben ser capaces de manejar el aceite de pescado, pero para permanecer en el lado seguro y para apaciguar a los obstinados, hay otras opciones que hay para introducir omega 3 en su dieta. Se puede mezclar con otros alimentos como la lata de aceite de pescado, Huevos, leche, zumo, yogur, pan, avena y otros artículos similares se pueden vender fortificados con omega 3, así que echa un vistazo a las etiquetas de los productos alimenticios. Algunos frutos secos como las nueces y castañas tienen omega 3. Verduras de hojas verdes como la espinaca, la col rizada o las coles de Bruselas también los contienen.
Omega 3 son vitales para una larga lista de factores de salud. También es importante tener en cuenta que no se producen de forma natural en cualquier parte del cuerpo por lo que nuestras dietas son la única manera de obtener estos nutrientes vitales. Y confía en mí, los beneficios valen la pena el esfuerzo.

Omega 3 del niño mejora la atención, enfoque y Comportamiento

jueves, agosto 18, 2016

Los Omega 3 son grasas que el cuerpo no puede producir y que son importantes en la salud de niños y bebés. Su carencia es importante en problemas frecuentes

Qué son los Omega 3

De todos los componentes de nuestro cuerpo, cuando pensamos en la grasa, automáticamente nuestra mente viaja a los “gorditos”.
Pero la realidad es que la grasa forma parte de todas y cada una de las células de nuestro cuerpo. Forma la membrana que separa cada una de esas células del resto.
En zonas como el cerebro o la piel su presencia es también especialmente importante.
Pero no todas las grasas son iguales. Hay algunas que nuestro cuerpo no puede sintetizar por sí mismo y debe obtener de los alimentos. Una de ellas son los Ácidos Grasos Omega 3.
Y cuando hay carencia de ellos se ha relacionado con problemas en el desarrollo del cerebro, de la inmunidad y de la piel. Y también ayuda a limpiar otras formas de grasa perjudiciales de nuestro organismo. Por eso tener una dieta que aporte esta “grasa beneficiosa” en cantidad suficiente es importante. Y cuando no es posible hacerlo a través de la dieta puede ser necesario asegurarlo con suplementos.
Existen otros Ácidos grasos esenciales, los Omega 6 que también son necesarios. Los hay de origen vegetal que son también beneficios.
Pero los Omega 6 de origen animal son perjudiciales tomados en gran cantidad. Cuando la proporción de estos Omega 6 de origen animal supera en mucho a los Omega 3 puede generar problemas de salud. Por tanto es importante reducir el consumo de Omega 6 de origen animal  y aumentar el de Omega 3 (animal o vegetal) y 6 de origen vegetal.

Cuáles son las principales funciones de los Omega 3

  1. Son un componente esencial de las neuronas. Por eso su carencia se ha asociado a alteraciones de memoria, de conducta y falta de concentración. El trastorno asociado a ello más frecuente es el TDAH (Déficit de Atención, Hiperactividad).
  2. El la piel forman parte de la secreción grasa que protege la piel con efecto anti inflamatorio, lo que reduce la sensibilidad de la piel a irritantes. Su carencia se asocia con la aparición o empeoramiento de la Dermatitis atópica.
  3. En la sangre son parte de las “grasas buenas” que limpian el “colesterol malo” de las arterias, evitando la formación de arteriosclerosis que es el origen de infartos y embolias en la edad adulta. Pero se ha visto que es un proceso muy largo que empieza ya en la infancia
  4. Aumenta el tiempo de coagulación. Esto significa que hace que la sangre tenga menos tendencia a formar trombos (obstrucciones) que pueden ser graves. Las culturas que toman más Omega 3 en su dieta tienen una cifra de infartos mucho menor.
  5. Reducir la tendencia a la inflamación de las vías respiratorias. Cuando hay una carencia de Omega 3 o un exceso de Omega 6 las vías respiratorias tienen una mayor tendencia a inflamarse produciendo patologías como el Asma.
www.mipediatraonline.com

Omega 3 en los niños

martes, abril 05, 2016




El Ácido Docosa Hexaenoico (DHA) es un ácido graso omega 3 poliinsaturado, que se encuentra principalmente en pescados y en algunas algas.
El DHA es un importante elemento estructural y funcional en las células de todos los órganos de nuestro cuerpo, en primer lugar el 30% de los lípidos que forman la materia gris del cerebro es DHA, y es aún mas importante en la etapa prenatal y en los dos primeros años de vida, pues es cuando se desarrolla la mayor parte del cerebro, siendo las mujeres embarazadas (sobre todo en el tercer trimestre) y en lactancia, en las que cobra mayor importancia el consumo de DHA. Las personas mayores que tienen deficiencia en el consumo de DHAtienen 67% más probabilidades de sufrir demencia, por el contrario, si se consume adecuadamente reduce el riesgo de padecer Alzheimer.
En la retina el DHA se encuentra de un 30 a 40% en los fotorreceptores, que en la primera etapa de vida son parte del desarrollo de la vista de los niños así como de la capacidad visual de adultos y ancianos. Es importante saber que el DHA ayuda a disminuir los niveles de triglicéridos y aumenta el colesterol HDL,  también llamado “colesterol bueno”, que se encarga de transportar colesterol hacia el hígado para su metabolismo. Por tal motivo el DHA puede ayudar, apoyado también en una dieta adecuada, a disminuir el riesgo cardiovascular.
En México no es frecuente el consumo de pescados o de algas, que son las fuentes principales de obtención de DHA, por lo cual este nutriente podría ser deficiente en nuestra dieta, de allí la importancia de ingerir un suplemento elaborado con los mejores estándares de calidad. El DHA es de origen vegetal, se extrae de una alga marina en particular para obtener un producto libre de toxinas que algunos peces desarrollan en el ecosistema que habitan.
El DHA se recomienda también a personas vegetarianas que, debido a su régimen alimenticio, pudieran presentar deficiencia de esta sustancia. Debido a su origen vegetal el DHA  no tiene olor a pescado y puede ser consumido por personas alérgicas a los productos del mar.
La dosis diaria recomendada es de 200 mg en caso de adultos y jóvenes y 300 mg en caso de mujeres embarazadas o en lactancia. El DHA no es tóxico.
L.N.H. Rodrigo Mancilla Morales
Para saber más:  Alzheimer,   capacidad visual ,   DHA

DHA

jueves, enero 21, 2016



Es probable que la mayoría de los padres no piensen en el significado que tiene el colesterol para sus hijos.

Sin embargo, los niveles altos de colesterol son un factor importante que contribuye a causar enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, y las investigaciones médicas muestran que las enfermedades cardiovasculares tienen sus orígenes en la infancia. Además, con el drástico aumento de la obesidad infantil, cada vez más niños corren riesgos.
Generalmente, los problemas asociados con los niveles altos de colesterol no se manifiestan durante años; por lo tanto, puede ser difícil establecer la relación entre la salud de los niños y el colesterol. Pero es importante conocer los niveles de colesterol de su hijo, en especial si hay antecedentes familiares de colesterol alto o de enfermedades cardíacas que aparecen prematuramente.
Identificar ahora los altos niveles de colesterol les permitirá a usted y al médico trabajar juntos para hacer cambios que reducirán el riesgo de que su hijo desarrolle enfermedades cardíacas más adelante.

Acerca del colesterol

El colesterol es una sustancia cérea producida por el hígado. Es uno de los lípidos, o grasas, que el cuerpo fabrica y se usa para formar las membranas celulares y algunas hormonas.
Si nunca comiera otro recipiente de helado u otra hamburguesa con queso, su cuerpo tendría suficiente colesterol para funcionar normalmente. Eso se debe a que el hígado fabrica la cantidad suficiente para que la función orgánica sea adecuada. De hecho, el hígado produce aproximadamente 1,000 miligramos de colesterol por día. El resto proviene de los alimentos que comemos.
Aunque las verduras, las frutas y los cereales no tienen colesterol, estos alimentos de origen animal sí lo contienen:
  • Las yemas de huevo
  • La carne de res
  • La carne de ave
  • Los mariscos
  • Los productos lácteos (incluida la leche, el queso y el helado)

3 maneras de bajar el colesterol

A continuación se describen 3 maneras de ayudarlo a mantener el colesterol de su familia en niveles saludables:
  1. Sepa cuál es el nivel de su colesterol, y, si es alto, solicite que se controlen los niveles de sus hijos.
  2. Sirva una dieta con alto contenido de frutas, verduras y cereales integrales.
  3. Elija entre una variedad de alimentos proteínicos, entre ellos, carne de res magra y carne de ave, pescado, frutos secos, frijoles, guisantes y productos de soja.

¿Por qué el Omega 3 es bueno para los niños?

martes, diciembre 23, 2014

Los síntomas generales del TDHA son un aumento de la actividad, impulsividad, una acusada falta de atención y de concentración. Son niños inquietos y nerviosos, que difícilmente pueden permanecer mucho tiempo sentados.
 Características comunes

Existen varias que son típicas de este trastorno, y entre ellas se destacan las siguientes:

Falta de atención.
Nerviosismo acusado.
No finalizar tareas asignadas.
Distracción constante.
Dificultad para llevar a cabo actividades de forma normal.
Hablar atropellado.
Problemas en las relaciones con otros niños.
Ansiedad.
Agresividad.
Tratamiento convencional 

Tratamiento natural

 Igualmente efectivo y sin efectos secundarios es un método natural que se está usando con muy buenos resultados: los ácidos grasos omega-3 (DHA). Diversos estudios indican que dichos ácidos grasos pueden mejorar de manera espectacular la hiperactividad y el trastorno de déficit de atención, así como trastornos derivados.

Ácidos grasos EPA y DHA

Están presentes en todas las células de nuestro cuerpo, especialmente en el sistema nervioso.

EPA es un ácido graso omega-3 necesario para el correcto funcionamiento y buena comunicación de las células, sobre todo a nivel de sistema nervioso, e influye en un buen funcionamiento mental.

DHA es también un ácido graso del tipo omega-3. Es muy importante en los primeros meses de embarazo, durante los cuales se forma el sistema nervioso del feto; también se encarga de la buena estructura cerebral.

Fuentes principales de omega-3

Pescado azul.
Nueces.
Aceite de borraja.
Aceite de onagra.
Aceite de cáñamo.
Suplementación con ácidos grasos EPA y DHA

Se llevó a cabo un estudio durante el año 2003 en el condado inglés de Durham con 117 niños en edad escolar (entre 5 y 12 años). Estos niños fueron elegidos por diversos problemas relacionados con la hiperactividad y el déficit de atención.

Durante tres meses se administraron perlas de ácidos grasos EPA , DHA y aceite de onagra a una parte de los niños. A la otra parte, solo perlas de aceite de oliva.

La conclusión del estudio fue muy esperanzadora: mejoró el nivel de aprendizaje y concentración, así como el comportamiento y el rendimiento escolar.

Esencial en el embarazo 

Se recomienda tomar alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 especialmente en el embarazo. Ello es esencial para la formación y el correcto funcionamiento del sistema nervioso del feto.

En esta etapa sería aconsejable tomar un suplemento de DHA hasta el parto y continuar en la lactancia.

Importancia de la dieta 

El ritmo de vida actual a menudo hace que la dieta sea desequilibrada por la cantidad de alimentos refinados. Por ello suele haber carencia de ácidos grasos, tanto omega-3 como omega-6.

Estas carencias se relacionan con: 

Desórdenes mentales infantiles (también ocurre en adultos).
Trastorno de hiperactividad y déficit de atención.
Dislexia (dificultad en la lectura).
Agresividad.
Ansiedad.
Ácidos grasos omega-3: Tratamiento del futuro en el TDAH

Se abre una nueva vía de esperanza a todos los que sufren este trastorno, ya que con pocos meses de tratamiento se empiezan a ver resultados en la mayoría de casos sorprendentes, pues estos nutrientes ayudan a regular el sistema nervioso.


Por todo ello es aconsejable se incluyan en la dieta diariamente estos ácidos grasos

Hiperactividad y déficit de atención: tratamiento natural con DHA

martes, octubre 21, 2014

Por ÁNGELA FÚNEZ
Todos estamos padeciendo de cierto nivel de adicción a los teléfonos móviles, pero pocos padres saben el daño intelectual y emocional que esa adicción puede provocarle a sus niños, especialmente a los más pequeños.  Según estudios de neurociencia, en los primeros tres años de vida es cuando más rápidamente se desarrollan las capacidades lingüísticas, emocionales, sociales y motoras del cerebro. Por ejemplo, en ese periodo se forman entre 700 y 1.000 nuevas conexiones neuronales por segundo. El desarrollo del vocabulario comienza entre los 15 y los 18 meses y continúa hasta los años preescolares.
Interacción cara a cara: estimula el aprendizaje y el desarrollo emocional
En un artículo reciente, la pediatra Jenny Radesky del Boston Medical Group, señala que el uso desmedido de teléfonos celulares por los padres está afectando no solo cuánto hablan con sus hijos pero también cómo se relacionan con ellos.
Radesky indica que tras décadas de investigación, se ha concluido que las interacciones cara a cara de padres con los hijos, desde sus primeros días de vida, son muy importantes para el aprendizaje, comportamiento y desarrollo emocional. A través de la interacción cara a cara, los niños pequeños desarrollan no solo el lenguaje, pero también aprenden sobre sus propias emociones y cómo regularlas.  Al observarlos, aprenden a cómo tener una conversación y a cómo leer las expresiones faciales de los demás y, eventualmente, a ser mejores comunicadores.

Padres absortos en sus teléfonos tienden a enfadarse más fácilmente
Radesky y otros dos investigadores pasaron un verano observando a 55 diferentes grupos de padres de familia y sus niños pequeños interactuando en restaurantes de comida rápida. En 40 de los 55 casos estudiados, los padres utilizaron el teléfono móvil durante la comida y muchos de ellos ignoraron completamente a sus hijos.  
También encontraron que los niños de los padres que estaban más absortos en sus dispositivos eran más propensos a portase mal para llamar su atención y a la vez,  los padres estaban más irritables.  Según la psicóloga Catherine Steiner-Adair, autora del libro The Big Disconnect, esto se debe a que cuando la mamá está enviando mensajes de texto o contestando el correo electrónico, la parte del cerebro que está activa es la de “hacer”, en la cual se genera un sentido de urgencia por completar la tarea. En consecuencia, esa mamá se altera con más facilidad cuando el niño le interrumpe, pudiendo llegar a gritarle o tratarlo mal.

 Hijos que se sienten ignorados por los padres

Steiner-Adair advierte que cuando los padres  dan más prioridad a sus actividades digitales que a sus hijos, pueden haber consecuencias emocionales profundas para el niño. Los niños interpretan este comportamiento como evidencia de que ellos no son lo suficientemente importantes o interesantes para sus papás, se sienten rechazados y esto afecta a la relación con los padres, la autoestima y su desempeño social.  
 Cuando pensamos en interacciones cara a cara, nos imaginamos a un padre con su hijo mayor de 5  años. Pero según explica el Dr. Jack Shonkoff de Harvard cuando un bebé escucha a la gente a su alrededor hablándole por unos meses, al poco tiempo comienza a responder con sonidos, balbuceos, o chillidos. ¿Has notado la forma en que un bebé reacciona cuando le miras a los ojos y le hablas de forma afectiva y calmada? Sus ojos se iluminan, generalmente sonríe y empieza a parlotear con más entusiasmo.

Shonkoff destaca que la importancia de hablar y escuchar a los niños no debe disminuir en la medida que crecen. Todo lo contrario, los padres deben hacer un esfuerzo por interactuar de forma más afectiva y poner reglas en casa para limitar el tiempo que los niños dedican a ver la tele, jugar videojuegos o con la computadora. Estas actividades no estimulan el área del lenguaje del cerebro de la misma manera que una conversación cara a cara. Es alarmante pensar que sean los propios padres que por desconocimiento les están negando a sus niños el estímulo que necesitan, y por ello limitando sus oportunidades futuras.   

Papás y mamás, es hora de reconectar con sus hijos que están ávidos de atención, comunicación y conexión emocional. 

http://blogs.elpais.com/
http://blogs.elpais.com/

Cómo daña a tu hijo tu adicción al móvil

miércoles, diciembre 19, 2012



Dentro del universo de sustancias naturales estudiadas por la ciencia, destacan en los últimos años las investigaciones hechas en torno a los ácidos grasos esenciales omega- 3
El cuerpo humano no puede fabricar las grasas esenciales, por lo que debemos obtenerlas de alimentos que los contengan; y en este caso, una fuente importante de omega-3 son los pescados grasos como el atún, el salmón y la anchoveta. Si bien este ácido es abundante en pescados azules, investigaciones indican que son las algas las que los convierten en una fuente de DHA.
Este ‘aceite bueno’ se divide en tres tipos: El ALA, importante para el desarrollo físico; el EPA, que participa en la función cardiovascular; y, finalmente, el DHA (ácido docosahexaenoico) que destaca en el desarrollo cognitivo y en la mejoría de la función visual, pero también en procesos de inflamación y en la función cardiovascular. El DHA es un agente importante de todas las membranas celulares y es abundante en el sistema nervioso, en la retina y en el sistema cardiovascular.
Para tener una idea, en el cerebro el DHA representa el 97% de todos los ácidos omega-3, aglutina el 93% en la retina, mientras que en el corazón supone el 60% del ácido esencial.
“Fisiológicamente, el DHA está integrado a las membranas de cada una de las millones de células de nuestro cuerpo y modulan los procesos clave de comunicación celular y cascadas bioquímicas. El DHA es el único componente del omega-3 que se acumula en tejidos neuronales de manera relevante”, explica el Dr. Adolfo Leyva Rendón, especialista del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía en México, durante la presentación de un reciente estudio en el Reino Unido, organizada en el ámbito regional por Life’s DHA.
La investigación fue realizada por la Universidad de Oxford y publicada en setiembre en la revista “PLoS ONE”. Este ensayo demuestra que el incremento en el consumo de DHA de algas impacta directamente en la mejoría de la habilidad lectora en escolares que, aunque son saludables,tienen percentiles de lectura por debajo del promedio. Asimismo, se ha descrito un cambio positivo en el comportamiento.
En el estudio titulado “Ensayo de DHA Aprendizaje y Comportamiento Oxford (DOLAB), el investigador principal Alex Richardson, PhD, miembro senior del grupo de investigación en la Universidad de Oxford y director de Investigación de Alimentos y Comportamiento (FAB), afirma que las habilidades de lectura disminuidas en niños generan un impacto importante en el aprendizaje en general. Como resultado de la investigación, el Dr. Richardson expresó: “El DOLAB mostró que tomar suplementos diarios de DHA de algas mejoró el desempeño de lectura para los peores lectores, y ayudó a que estos niños se pusieran al nivel de sus compañeros”.
El estudio tuvo una duración de 16 semanas y participaron 362 niños de 7 a 9 años con distintos niveles de aprovechamiento de lectura. A un grupo se le administró una dosis de 600 mg de DHA de alga, y a otro, el tratamiento con placebo, que contenía aceite de maíz de soya con sabor y color similar al de DHA.
Los niños que no presentaban dificultades en lectura antes de la prueba no mostraron ningún cambio sustancial, sin embargo, el subgrupo de niños de desempeño bajo tuvo un incremento de casi el 50% en su rendimiento.
Para el Dr. Leyva Rendón, este estudio reafirma el conocimiento de que el DHA es decisivo para el desarrollo del sistema nervioso central desde la etapa fetal. “Y a lo largo de toda la vida. Desde las madres gestantes y lactantes, pues ellas transfieren al bebe este ácido mediante el cordón umbilical y la leche materna. En la etapa escolar es beneficioso y hasta permite el apoyo cognoscitivo en la etapa del adulto mayor”.
Sea mediante la ingesta de pescados o por suplementos de DHA de algas, desde el 2003, la Organización Mundial de la Salud recomienda consumir ácidos grasos omega-3 EPA y DHA. En el caso de bebes de 6 a 24 meses,se sugiere la ingesta de 140 mg al día de DHA; y en el de un niño de 2 a 10 años, 200 mg al día.
La comprensión de lectura en el Perú
El Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA) PISA mide el rendimiento de los estudiantes en edad escolar en tres campos: habilidad lectora, matemáticas y ciencias.
Según el informe de resultados de PISA presentados por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), el Perú se ubica entre los tres últimos lugares de todos los países participantes en la evaluación del año 2009 en todas las áreas.
Pero tomando como referencia solo la habilidad lectora, el Perú figura en el puesto 63 de 65 países. Azerbaiyán y Kirguistán (en el corazón de Asia) son los únicos detrás del Perú.
Los tres primeros en la lista son China, Corea del Sur y Finlandia, que obtuvieron 556, 539 y 536, respectivamente. El Perú apenas llegó a los 370 puntos.
En América Latina, Chile lidera las habilidades lectoras escolares con 449 puntos. La prueba matemática de PISA también ubica al Perú en el puesto 63 de 65 países, y en el área de ciencias ocupa el lugar número 64 . Los primeros lugares en habilidad lectora también encabezan la lista en matemáticas y ciencias.
Fuente: Pamela Montes Iturrizaga
Para saber más:  Omega 3,  DHA

DHA: beneficioso al cerebro y la visión