Mostrando entradas con la etiqueta omega3. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta omega3. Mostrar todas las entradas

lunes, enero 23, 2017


Al inicio de la alimentación complementaria se introduce el pescado blanco y poco a poco se pueden introducir más variedades y en más cantidad. 
Pero a muchos niños no les gusta el pescado, por ello os dejamos algunos trucos para que los niños lo coman.

Y es que el pescado es un alimento importante, básico en la dieta por su aporte de ácidos grasos omega-3, vitaminas liposolubles y proteínas de alto valor biológico. La Asociación Española de Pediatría recomienda la ingesta de pescado blanco (por ejemplo, merluza, lenguado...) a lo largo de toda la edad pediátrica, tres a cuatro veces por semana.

Trucos para que los niños coman pescado

  • Para los bebés todos los sabores son nuevos, pero mejor empezar con algunos suaves, como la merluza o pescadilla, para favorecer que lo acepten.
  • Cuando crecen, implica al niño en la preparación del plato. Puede ayudar a rebozarlo, ponerle un poquito de sal, especias o aceite de oliva, participar en la elaboración de una salsa….
  • También puede implicarse a la hora de la compra: en el supermercado o la pescadería, que el niño escoja el que le gustaría para comer o cenar.
  • En la pescadería también podemos aprovechar para que se acerque a las distintas especies, hablarle de ellas, de las que tienen más espinas o menos, de las que provienen de otros países… En fin, hacer crecer su curiosidad sobre este alimento, y, por qué no, también con información sobre sus beneficios para el organismo.
  • No le ofrezcas el pescado de segundo plato, porque puede que los niños estén saciados. Acompáñalo de verduras en ensalada (de arroz, de pasta), a la plancha o al horno… o en todo caso después de un primer plato muy ligero.
  • Existen algunas conservas de pescado que podemos ofrecer a los niños (pero no como norma), tales como el atún, el bacalao, las anchoas o sardinas (ricas en calcio y omega tres)… Suelen gustarle a los pequeños e incluso pueden ir en bocadillo.
  • Cocina los pescados de manera diferente, especialmente al horno, plancha o vapor. Acompáñalo de salsas que le resulten agradables al niño (intentando que no sirvan para “camuflar” el pescado, solo para aderezarlo).
  • La presentación también es importante. Los niños a menudo “comen por los ojos” (y creo que todos…) de modo que podemos hacer platos atractivos y divertidos.
  • Recuerda también que el pescado no tiene por qué ser siempre una pieza o un lomo. Puede incorporarse a unas croquetas, empanadillas, ensaladillas, en la sopa, en la paella… Aquí os dejamos algunas de pescado para daros ideas: delicias caseras de pescado, sopa navideña de pescado, pez limón en papillote con calabacín, merluza exprés en microondas...
  • Lo atractivo tiene que combinarse con lo seguro, por ello hemos de llevar cuidado en ofrecerles pescados bien limpios, sin espinas. Porque un susto puede provocarle rechazo al alimento, y además hablamos de su seguridad, por lo que hay que revisar el pescado de los niños pequeños.
  • Si el niño va al comedor, revisa los menús semanales y complétalos en casa con las raciones de pescado necesarias.
Por último, recuerda que nosotros somos el mejor ejemplo para nuestros hijos, por lo que habremos de sumar el pescado al menú familiar, de todos los miembros y no solo de ellos. También nuestra actitud frente a este alimento es importante, por ejemplo evitemos “hacer ascos”, si no nos gusta limpiar el pescado optemos por que lo hagan en el punto de venta…
En definitiva, estamos seguros de que no es demasiado tarde para que al niño le guste este alimento. Cuanto antes pongamos en marcha estos consejos para que a los niños coman pescado, más sencillo será que lo incorporen de manera habitual al menú.
https://www.bebesymas.com

¿Cómo hacer que los niños coman más pescado?


Si estás embarazada, ya te habrás dado cuenta que, en el complejo vitamínico que nos recomienda el ginecólogo para la gestación, está presente el Omega 3

Mientras que antes las vitaminas y los minerales eran la base de los suplementos vitamínicos, ahora todos van enriquecidos con ácidos grasos esenciales Omega 3.

¿Por qué? La razón es que el Omega 3 se encuentra fundamentalmente en el pescado y en sus aceites, concretamente en la caballa, el atún, el pez espada, los arenques, las sardinas, las anchoas, los salmones y las parrochas y, actualmente tienen un alto contenido de mercurio, un metal altamente tóxico, sobre todo, para el feto durante su desarrollo dentro del útero materno ya que puede llegar a producir daños neurológicos y cerebrales.

Alimentos ricos en Omega 3 para embarazadas


Consumir Omega 3 mediante suplementos, es la opción más segura para ti y para tu bebé, ya que si eliminamos las fuentes acuáticas, el Omega 3 también puedes encontrarlo en alimentos enriquecidos (huevos, pan y zumos), vegetales de hoja verde oscura, aceites de girasol, linaza, y nueces.

No es fácil comer la cantidad adecuada de estos alimentos a diario y la solución fueron los suplementos. Durante la década pasada, se descubrió la importancia de consumir alimentos que contuvieran Omega 3 durante el embarazo. Este ácido graso esencial juega un papel fundamental en el proceso de desarrollo y de crecimiento del bebé.


El Omega 3 es beneficioso para el desarrollo del cerebro, la formación de la retina y el desarrollo del sistema nervioso central. Si el bebé no consiguiera la cantidad adecuada de Omega 3, a través de la alimentación materna, comenzaría a tomarlo de las reservas de la madre, que se localizan en el cerebro.

Por tanto, según algunos investigadores, la deficiencia de Omega 3 podría tener como consecuencia la pérdida de hasta un 3 por ciento de las células cerebrales maternas. Además, el Omega 3 es también necesario para disfrutar de un embarazo sano y saludable porque ayuda a reducir las probabilidades de desarrollar preclampsia, reduce el riesgo de sufrir de depresión postparto, incrementa las posibilidades de dar a luz a un bebé de bajo peso y minimiza las posibilidades de tener un parto pretérmino o mediante cesárea.


Y aún hay más. El hecho de consumir Omega 3 durante el embarazo ha probado que, según los estudios llevados a cabo en bebés expuestos a niveles adecuados de Omega 3 durante la gestación, éstos podían mantener su atención por un mayor período de tiempo, y a su vez, poseían una mayor agudeza visual si se los comparaba con otros niños no expuestos a dosis de Omega 3.

Su desarrollo también fue precoz, superando por dos semanas al de los otros niños, y además presentaban una menor probabilidad de padecer problemas de desarrollo y de conducta en el futuro, y una menor incidencia de padecer de cáncer de mama y de próstata. Durante el embarazo, la dosis recomendada es de 250 mgs. de Omega 3 por día, sobre todo durante el tercer trimestre, ya que durante esta etapa el bebé utilizará el Omega 3 para la formación de aproximadamente el 70 por ciento de su sistema cerebral y, al mismo tiempo estará, además, actuando en el resto de su sistema nervioso.

https://www.guiainfantil.com

Cómo consumir Omega 3 libre de mercurio durante el embarazo

miércoles, diciembre 14, 2016



Los ácidos grasos son esenciales para el ser humano, todo el  cuerpo se compone de. Se encuentran en el torrente sanguíneo y el corazón.
También la investigación muestra que alrededor del 60 por ciento del cerebro se compone de las grasas de los que el 60 por ciento, 40 por ciento están relacionados con las grasas de omega 3. Por lo que son un gran componente del cerebro.
A continuación, y probablemente más importante, ¿Qué hace? ¿Cuáles son los beneficios? Y puesto que todos somos por lo general somos más preocupados por la salud de nuestros hijos, ¿Qué pueden hacer para mi hijo? Ya que son una parte muy importante del cerebro tal, es seguro decir que desempeña un papel muy importante en el desarrollo y función del cerebro.
giphy-2
Esto es por qué tantas compañías de fórmula promocionan la presencia de DHA (uno de los omega 3) en sus productos. Un estudio realizado en Inglaterra demuestra uno de los beneficios más intrigantes del omega 3. A través de análisis de sangre, encontraron una correlación entre los niveles bajos de omega 3 en la sangre y el aumento de las luchas con el aprendizaje y el comportamiento en la escuela. 
En un estudio separado, los investigadores añadieron el aceite de pescado (omega 3) para las dietas de los niños que luchan con dificultades de aprendizaje como la dislexia y el TDAH. Después de seis meses, estos niños mostraron mejora de la autoestima, la memoria, la percepción y la lectura y la escritura. Ellos mostraron una disminución en las conductas disruptivas . Más estudios se han realizado con resultados similares.

Por qué hacer que sus hijos tomar aceite de pescado

Si usted tiene un niño que sufre de una discapacidad de aprendizaje o que simplemente parecen tener dificultad manteniendo su enfoque, la idea de aumentar la ingesta de ácidos grasos omega 3 probablemente le interese. Aquí hay algunos consejos para ayudar a sus hijos a tomar aceite de pescado o al menos aumentar su ingesta de ácidos grasos omega 3.

El aceite de pescado con sabor

omega-3-1
Por lo general, asociamos el aceite de pescado con una sustancia maloliente. Pero debido a su larga lista de beneficios, las personas han estado en busca de maneras creativas para su ingesta. Algunas empresas han desarrollado líneas de aceites con sabores más agradables como el limón o naranja para disimular el sabor. 

A través de la piel

Otro método que varias personas sugirieron para los niños que se niegan a probarlo, es la de absorber los nutrientes a través de la piel. Omega 3 son absorbidos fácilmente por la piel. Se sugiere que usted lo aplica al extremo inferior de su hijo. La desventaja de este método es que el aceite de pescado mancha la ropa. 

Mezclar

Debido a que las dosis necesarias no son tan grandes, es fácil de mezclar con otras cosas. Usted puede tratar de mezclarlo con un batido, ocultándolo bajo los condimentos en un sándwich, o mezclarlo con el yogur o incluso miel. Básicamente, puede ser tan creativo como usted quiera con esto.
Encontrar algo que les gustaría que tenga un sabor bastante fuerte para encubrir el sabor y para los niños de procesamiento sensorial, la textura.

Cápsulas

omega-3-fatty-acids-help-attention-focus-1274x800
Si su hijo tiene edad suficiente para tragar las pastillas, cápsulas podrían ser el camino a seguir. Algunas cápsulas todavía son conocidas por dar eructos de pescado, pero hay algunas que pasan desapercibidas.

Medios alternativos

A veces simplemente no hay que convencerlos. O tal vez tienen una alergia al pescado. En teoría, las personas con alergias a los mariscos deben ser capaces de manejar el aceite de pescado, pero para permanecer en el lado seguro y para apaciguar a los obstinados, hay otras opciones que hay para introducir omega 3 en su dieta. Se puede mezclar con otros alimentos como la lata de aceite de pescado, Huevos, leche, zumo, yogur, pan, avena y otros artículos similares se pueden vender fortificados con omega 3, así que echa un vistazo a las etiquetas de los productos alimenticios. Algunos frutos secos como las nueces y castañas tienen omega 3. Verduras de hojas verdes como la espinaca, la col rizada o las coles de Bruselas también los contienen.
Omega 3 son vitales para una larga lista de factores de salud. También es importante tener en cuenta que no se producen de forma natural en cualquier parte del cuerpo por lo que nuestras dietas son la única manera de obtener estos nutrientes vitales. Y confía en mí, los beneficios valen la pena el esfuerzo.

Omega 3 del niño mejora la atención, enfoque y Comportamiento

miércoles, noviembre 23, 2016


El objetivo debe ser siempre alcanzar una dieta sana y equilibrada
Todos sabemos que conseguir que un niño coma lo que debería para estar sano es a veces complicado. Y esto se hace más difícil conforme crece y empieza a tener cierta autonomía para acceder a la comida que le gusta y evitar la que no.

Problemas como el Asma, la dermatitis atópica, las alergias alimentarias y el TDAH son importantes en estas edades y tienen como uno de sus orígenes el desequilibrio de “Omegas”. No podemos reducirlo sólo a un desequilibrio de “Omegas”, pero es un factor importante.
En algunos casos, en la práctica resulta casi imposible lograr que durante periodos prolongados de tiempo los niños mantengan dietas adecuadas.

Principales funciones de los Omega 3

  1. Son un componente esencial de las neuronas. Por eso su carencia se ha asociado a alteraciones de memoria, de conducta y falta de concentración. El trastorno asociado a ello más frecuente es el TDAH (Déficit de Atención, Hiperactividad).
  2. El la piel forman parte de la secreción grasa que protege la piel con efecto anti inflamatorio, lo que reduce la sensibilidad de la piel a irritantes. Su carencia se asocia con la aparición o empeoramiento de la Dermatitis atópica.
  3. En la sangre son parte de las “grasas buenas” que limpian el “colesterol malo” de las arterias, evitando la formación de arteriosclerosis que es el origen de infartos y embolias en la edad adulta. Pero se ha visto que es un proceso muy largo que empieza ya en la infancia
  4. Aumenta el tiempo de coagulación. Esto significa que hace que la sangre tenga menos tendencia a formar trombos (obstrucciones) que pueden ser graves. Las culturas que toman más Omega 3 en su dieta tienen una cifra de infartos mucho menor.
  5. Reducir la tendencia a la inflamación de las vías respiratorias. Cuando hay una carencia de Omega 3 o un exceso de Omega 6 las vías respiratorias tienen una mayor tendencia a inflamarse produciendo patologías como el Asma.

Cuáles son las principales funciones de los Omega 3


Los Omega 3 son grasas que el cuerpo no puede producir y que son importantes en la salud de niños y bebés. Su carencia es importante en problemas frecuentes


Qué son los Omega 3

De todos los componentes de nuestro cuerpo, cuando pensamos en la grasa, automáticamente nuestra mente viaja a los “michelines”.
Pero la realidad es que la grasa forma parte de todas y cada una de las células de nuestro cuerpo. Forma la membrana que separa cada una de esas células del resto.
En zonas como el cerebro o la piel su presencia es también especialmente importante.
Pero no todas las grasas son iguales. Hay algunas que nuestro cuerpo no puede sintetizar por sí mismo y debe obtener de los alimentos. Una de ellas son los Ácidos Grasos Omega 3.
Y cuando hay carencia de ellos se ha relacionado con problemas en el desarrollo del cerebro, de la inmunidad y de la piel. Y también ayuda a limpiar otras formas de grasa perjudiciales de nuestro organismo. Por eso tener una dieta que aporte esta “grasa beneficiosa” en cantidad suficiente es importante. Y cuando no es posible hacerlo a través de la dieta puede ser necesario asegurarlo con suplementos.
Existen otros Ácidos grasos esenciales, los Omega 6 que también son necesarios. Los hay de origen vegetal que son también beneficios.
Pero los Omega 6 de origen animal son perjudiciales tomados en gran cantidad. Cuando la proporción de estos Omega 6 de origen animal supera en mucho a los Omega 3 puede generar problemas de salud. Por tanto es importante reducir el consumo de Omega 6 de origen animal  y aumentar el de Omega 3 (animal o vegetal) y 6 de origen vegetal.

Los alimentos más ricos en Omega 3
La forma ideal de cubrir las necesidades de Omega 3 de nuestro cuerpo es tener una dieta que los incluya en cantidad suficiente.
Los alimentos más ricos en Omega 3 son:
  • Aceites vegetales: Son muchos los aceites de origen vegetal ricos en Omega 3. De ellos los más ricos y conocidos son:
    • La más rica conocida es la Chía o Salvia Hispánica.
    • El más conocido es el Aceite de Oliva.
    • Otros ricos son el de Onagra, Lino, Pipas de Calabaza….
  • Pescado azul: Salmón, sardina… Tienen la desventaja en niños pequeños de que los pescados azúles marinos tienen, debido a la contaminación un alto aporte de mercurio y otros metales pesados. Se puede subsanar sometiendo a esta grasa a un proceso de eliminación de metales pesados o usando peces no marinos (salmón) de ríos con bajos niveles de contaminación.

Importancia de los Omega 3 en los niños

jueves, enero 21, 2016


Los niveles altos de las LDL aumentan el riesgo de tener enfermedades cardíacas y accidente cerebrovascular, mientras que los niveles altos de las HDL pueden ayudar a proteger el aparato circulatorio.
Tres factores importantes contribuyen a desarrollar niveles altos de colesterol:
  1. La dieta: una dieta con alto contenido de grasas, especialmente grasas saturadas y grasas trans
  2. La herencia: que los padres o uno de los padres tengan colesterol alto
  3. La obesidad: relacionada con la dieta y con la falta de ejercicio
Los niños que hacen actividad física, comen alimentos saludables, no tienen antecedentes familiares de colesterol alto o enfermedades cardíacas y no tienen sobrepeso corren un riesgo bajo de tener altos niveles de colesterol. El médico lo ayudará a decidir cuándo debe controlarse el nivel de colesterol de su hijo.

Diez maneras de bajar el colesterol

A continuación se describen 10 maneras de ayudarlo a mantener el colesterol de su familia en niveles saludables:
  1. Sepa cuál es el nivel de su colesterol, y, si es alto, solicite que se controlen los niveles de sus hijos.
  2. Sirva una dieta con alto contenido de frutas, verduras y cereales integrales.
  3. Elija entre una variedad de alimentos proteínicos, entre ellos, carne de res magra y carne de ave, pescado, frutos secos, frijoles, guisantes y productos de soja.
  4. Lea las etiquetas de información nutricional, a fin de poder limitar el consumo de colesterol, grasas saturadas y grasas trans. Las Guías alimentarias de 2010 recomiendan mantener el consumo de grasas alimenticias entre el 30 % y el 40 % para los niños que tienen entre 1 y 3 años, y entre el 25 % y el 35 % para los niños que tienen entre 4 y 18 años, y que la mayoría de las grasas provengan de grasas insaturadas (como el pescado, los frutos secos y los aceites vegetales).

    Para los niños mayores de 2 años y los adolescentes:
    • Limitar el colesterol a menos de 300 miligramos por día.
    • Mantener las grasas saturadas en menos del 10 % de las calorías.
    • Evitar las grasas trans tanto como sea posible.
  5. Elija leches y productos lácteos descremados o con bajo contenido graso.
  6. Evite las grasas sólidas. Use aceites vegetales y margarina que no contenga grasas trans.
  7. Limite el consumo de bebidas y alimentos con azúcares agregados.
  8. Limite los productos horneados preparados comercialmente y servir refrigerios saludables, como frutas frescas, verduras con salsas bajas en grasas, palomitas de maíz bajas en calorías y yogur con bajo contenido de grasas.
  9. Fomente la práctica de mucho ejercicio físico. El ejercicio físico ayuda a incrementar los niveles de las HDL en la sangre, y eso es muy positivo. Los niños y los adolescentes deben hacer actividad física por lo menos 60 minutos por día.
  10. Haga que la iniciativa de tener una vida más sana sea una cuestión familiar. Generalmente, los niños no son los únicos en riesgo, de modo que es importante que ésto se convierta en una iniciativa familiar. Las medidas que tome para mejorar el estilo de vida de su familia pueden tener un efecto positivo en la salud de sus integrantes no solo ahora, sino en un futuro lejano.
Revisado por: Mary L. Gavin, MD , kidshealth.org

Factores que contribuyen al colesterol en los niños y 10 tips para bajarlo